jueves, 4 de septiembre de 2008

FICEB 2008: mucho que mejorar (II)

3. Los precios


Abusivos a más no poder. Por si la entrada no fuera suficientemente cara, además de sumarle el coste del bus, el cercanías y el agua que debías beber para no deshidratarte por el camino, te pegaban unos sablazos de aúpa por cualquier cosa. La consumición mínima eran 5 euros. Si querías salir del recinto para echar un trago del agua recalentada que tenías en tu coche, otros cinco euros. Los bocatas (frankfurts y hamburguesas) parecían relativamente baratos si hacemos una comparativa con el precio del bebercio, pero ya queda lejana en mi memoria la última vez que probé la carne de roedor (u otro híbrido animal de origen desconocido) y tengo intención de que siga así. De modo que no osé (osamos) cenar allí. Más sobre eso, luego.

El punto positivo es que mear era gratis...


4. La peña


Una de las cosas que más me toco los huevos fue la ausencia de las dos superestrellas que más ganas tenía de ver: ni Sylvia Saint (a la que tenía pensado preguntarle cuándo coño iba a volver a hacer porno hetero) ni Rocco hicieron acto de presencia. Parece que asistieron a la cena de gala del miércoles (que, por cierto, costaba la friolera de 140 euros... viendo la pasta que me dejé el sábado entre unas cosas y otras, igual habría salido más rentable y todo...), con lo que encima no se les puede decir nada, ya que estar, estuvieron...

Al menos teníamos algunas starlettes de muy alto nivel: Jennifer Stone, altísima y mucho más guapa que en las pelis; Tarra White, con unos melones de infarto y unos ojos inconfundibles, los ojos más bonitos del porno actual sin duda; Sunny Leone, una monada bajita, morena y con unas peras gloriosas que, por desgracia, acaba de rodar su primera escena hetero para Vivid, con lo que nunca entrará en mi lista de favoritas; la italiana Bámbola, una rubia pequeñita y delgada pero exhuberante y realmente sensual; y la diosa de las diosas, al menos para mí, una Tera Bond espectacular, a la que el traje de policía y el de Lara Croft le queda de miedo. Y con el punto a favor de que no lleva tatuajes... También Natalia Z se paseó por allí, pero sólo la llegamos a ver en un show, no hubo opción de foto y autógrafo. Luego había muchas pseudo-starlettes físicamente abundantes (o sea, gordas), mucho callo malayo (ser pornostar no siempre es igual a estar buena...) y un par de viejunas de tetas operadas con las que se fotografiaron y a las que sobetearon mis compañeros de fatigas. Pero es que esos hacían foto a todo lo que se meneaba...

Entre los actores, muchos que me sonaban, algunos que no tenía ni idea de quienes eran y dos en concreto con los que me hice foto: un gigantesco Roberto Malone, legendaria estrella italiana a la que los aficionados recordamos por ser enorme, calvo y gordo y por su polla llena de enormes venas... muy simpático estuvo Roberto, igual que Max Cortés, antaño fibroso galán y hoy calvorota y fondoncillo, pero feliz de que alguien lo reconociera y decidiera hacerse una foto con él.


La otra cara de la moneda la pusieron Sophie Evans, inaccesible por completo, todo el puto rato hablando con algún frusco del mundillo y seguida del que imagino sería su novio del mes, un retaco amacarrado vestido de negro, con gafas de sol, patillas y aires de tío duro al que me habría encantado ver destripado por un león salvaje y sus restos posteriormente esparcidos por los estanques para alegría de los simpáticos patitos; y Nacho Vidal, un auténtico gilipollas al que casi no le cabía la gorra de lo mucho que se le ha subido la fama a la cabeza. Se pasó todo el rato en un stand pinchando lo que se supone era música, pero que a mí me sonaba como los rumanos de al lado de mi casa cuando agarran el pico y el martillo neumático para taladrar la acera. Las pocas veces que salió de su “puesto de DJ”, sólo se hizo fotos con tías. Cuando se le acercaba algún tío, decía “me tengo que ir a currar”, y salía por patas. Lo dicho, gilipollas.


Además de actores y actrices pudimos ver a Chimo Bayo (el del anuncio de atún, ya sabéis, el sacatán-quetumban-que tún... o lo que sea), que debe estar planteándose seriamente demandar a Daijiro por acoso sexual... ni pornostars ni ostias, con quien de verdad se le puso dura a nuestro amigo techno fue con este elemento... También estaba paseándose por allí un divino José Manuel Parada con una morena que no me impresionó, aunque desde luego ha dado un salto de calidad desde lo de Marujita Díaz. Y hablando de Marujita Díaz, en el stand de IFG estaba Dinio y su hermanísimo Rafa, promocionando su última película. Me niego rotundamente a incluir a estos dos advenedizos bajo el epígrafe de “actores”, pues no son para mí más que un fenómeno mediático como en su día lo fue Lucía Lapiedra. De hecho, me comentaba el perezoso que, el día anterior, había tenido lugar una rueda de prensa con los Dinios y las protas de la peli (en la que también sale, agárrense, Carmen de Mairena. Por si hacía falta otro aliciente para no verla...), y el otro actor protagonista (ahora no recuerdo quién dijeron que era) se había agarrado un rebote de escándalo porque ni siquiera le habían puesto silla... Y es que manda huevos...


En el stand de IFG estaba también un tipo de aspecto extraño al que mis entendidos colegas identificaron como “el pulpero” o algo así, que según parece es un ex-concursante de Gran hermano. Vamos, que estos muchachos de IFG se cubrieron de gloria... y eso que se supone que a Sylvia Saint la iban a traer ellos, y en su lugar me encuentro con los Dinios. Pues qué bien...


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Crítico.
Soy Max Cortés. No sé si sabrás quién soy. La verdad es que me pondría muy contento si fueras de esos "alguiens" que me reconoce.

Me pasaron el link a tu blog y la verdad es que me he divertido mucho. En serio. No voy a entrar en si tienes o no razón, ya que todo es muy subjetivo y por supuesto, en tu blog vas a poner tu impresión del FICEB. Tampoco comentaré nada de lo que no me implica directamente.

Tan solo quiero agradecerte lo de fondoncillo. La verdad es que estoy GORDO. Pero prometo intentar poner remedio. Lo de calvorota es hereditario y para poco, mejor nada...

Pues eso un abrazo y decirte que aceptaré siempre las críticas, más si son de buen rollo como he podido leer aquí.

Saludos...
Max

MadAmerican dijo...

Dios.
Si de verdad eres Max, este es uno de mis momentos de gloria.
Muchas gracias por tus comentarios, me siento realmente honrado.
Pues sí, te reconozco y soy un gran fan tuyo, me hice una foto contigo en el FICEB junto con mi colega perezoso (que también se la hizo en el exposex, otro fan tuyo).
Me alegra que te tomes tan bien los comentarios, evidentemente es mi punto de vista personal, aunque desde el esposex aquél en el que te hiciste la foto con el perezoso, todos los comentarios hacia tí son positivos: muy buen tío, amable y simpático con los fans. ¿qué más se puede pedir?
La mayoría de críticas son para la organización y para algunas estrellas demasiado endiosadas... lo que no es tu caso, y menos después de leerte. Da gusto ver a alguien que sabe reirse de sí mismo. Y la verdad, en la foto salgo yo más gordo que tú, y eso que voy de "cachas" por la vida...
Bueno, lo dicho, un honor tener a tan ilustre lector por aquí, espero que sigas visitándonos durante mucho tiempo.

Max Cortés dijo...

Pues por aquí me tendrás visitándote. En serio no te preocupes critícame todo lo que consideres criticable -siempre de buen rollo eh?-. Además, prometo ponerme a dieta y entrenar algo más. Aunque lo del pelo creo que es irreversible jejeje.

En fín tio, es un placer visitar tu blog. En serio me he reido mogollón.

DANOS CAÑA!!!!

Ah firmo con mi URL. Tampoco prueba que sea yo pero si cae alguna visitilla...